Planchando con Maruja Zorrilla

“Un beso, corazón mío. ¿Ya tenemos llamada? ¿Hola? Me dicen que se ha caído la llamada. Os recuerdo que estamos en directo, completamente en directo, y podéis llamarme para preguntarme todos los temas que queráis, salud, dinero, amor, sólo tenéis que llamar a ese número que aparece en vuestra pantalla”. Adoro oír las predicciones de Maruja Zorrilla, vidente. Sobre todo cuando estoy planchando de madrugada. En mis tiempos de docente en Barcelona, hace más de una década, recuerdo haberla visto en algún canal local, quizás en 25TV de L’Hospitalet. Y me fascinaba. Le había perdido la pista, pero la TDT la devolvió a mi vida el año pasado en los canales de Mediapro. Tras la fusión con Antena 3, Maruja desapareció de la pantalla nacional y pasó a dar los vaticinios en algunos canales piratas digitales. Y desde hace un mes, más o menos, Maruja se ha convertido en una de las videntes de Mediaset: se la puede ver en Cuatro, en Energy o en FDF; en uno, dos o tres canales a la vez. SEGUIR LEYENDO

Candela se lía la manta a la cabeza

Fui el primero en aplaudir las palabras de Candela Peña el domingo durante la entrega de los Premios Goya. El discurso me tocó la fibra sensible porque el alegato comulgaba con todo lo que pienso. Me alegré de que la actriz aprovechara la plataforma que se le ofrecía para lanzar el mensaje. Con una interjección creí resumir lo que sentía.

Candela Peña, a pesar de detallar verdades como puños, se convirtió pronto en el centro de la diana para los miembros de la ultraderecha mediática. Las palabras de la discordia fueron: “En estos tres años he visto morir a mi padre en un hospital público donde no había mantas para taparlo, donde no había agua para darle de beber, se la teníamos que llevar nosotros. Estos tres años que hace que no trabajo ha salido de mis entrañas un niño que no sé qué educación pública le espera. Y en estos tres años sin trabajar he visto también como la gente se mata por no tener casas”. A los pocos segundos los altavoces más radicales rechazaron el discurso tachándolo de demagógico. Miles de palmeros siguen alentando la crítica incluso tres días más tarde. SEGUIR LEYENDO

Retribuciones municipales bendecidas por el gobierno

Política o espectáculo. Olvido Hormigos, la concejala del ayuntamiento de Los Yébenes, ha tenido que elegir y ha escogido bien, me parece. La carrera política de la maestra está acabada y su vida privada se ha visto expuesta hasta las últimas consecuencias, así que… qué mejor que aprovechar el tirón del escándalo, dimitir del cargo público en un municipio de 6.400 habitantes y pasarse a una actividad más lucrativa y que produce menor vergüenza ajena que la defenestración en las listas electorales. Según han publicado, la concejala (por poco tiempo, porque ha presentado la renuncia al cargo) se embolsará 30.000 euros por participar en ¡Mira quién salta!, el nuevo programa de Telecinco con famosos para aprender a saltar desde el trampolín de la piscina. La mayoría silenciosa ha hablado y ha dictaminado que la Olvido estaba en política por el business. Se acaba la política, hay que buscarse la vida en otro sector. Aunque sea en uno tan volátil como el de la televisión. SEGUIR LEYENDO

El germen de la revolución

Ayer no me sentí muy orgulloso de mi representante en Congreso de los Diputados. No, yo no voté a Santiago Lanzuela, preferí los encantos de Vicente Guillén. Pero siento que Santiago me representa porque salió elegido por la circunscripción en la que voto. Y el voto de mis vecinos vale tanto como el mío. Respeto la decisión de los otros, así como espero que los demás respeten la mía. Resulta que Santiago es el presidente de la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso de los Diputados, cargo al que accedió en el mes de octubre para sustituir a Elvira Rodríguez, quien causó baja parlamentaria para pasar a dirigir la Comisión Nacional del Mercado de Valores, ese órgano que controla que los tiburones no se lleven el dinero de los pececillos en la bolsa y en los mercados financieros en general. Vamos, que Elvira va a ser la responsable de dar el visto bueno a algunos engendros como las participaciones preferentes de varias cajas de ahorro que a partir de 2008 se sabía que estaban casi quebradas. A lo que iba. Santiago, cellano para la Gran Enciclopedia Aragonesa, turolense en la biografía oficial, protagonizó el martes uno de los momentos más bochornosos de la legislatura. SEGUIR LEYENDO

Discurso de izquierda ‘interruptus’

Debí imaginar que cuando la radio anuncia una mesa redonda en la que participa Cristina Narbona el aforo se completa con rapidez. Ayer por la tarde el paraninfo de la Universidad de Valencia acogió una nueva edición de Claustre Obert, la iniciativa del diario El País y la propia universidad que cuenta con la organización del Instituto Francés de Valencia. El acto consistía en la presentación de un libro publicado por Deusto, “No es economía, es ideología”, y una mesa redonda en la que participaron varios de los autores del volumen: el economista y presidente entre 1988 y 1997 de la empresa pública Red Eléctrica de España, Jorge Fabra; la secretaria de Estado de Trabajo durante la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, Mari Luz Rodríguez; el economista y director de la Agencia Efe entre 1987 y 2005, Ignacio Muro; y la ministra de Medio Ambiente durante la primera legislatura de Zapatero, Cristina Narbona. SEGUIR LEYENDO

José Stalin, el tirano rojo

Yo veo los reportajes de La 2 de Televisión Española. Y los asuntos tratados en “La noche temática” suelen resultarme interesantes. Así que el sábado pasado por la noche, con ganas de escapar de los papeles de Bárcenas, cambié de canal. Y me encontré con un José Stalin descrito como un monstruo. Literal. Lo fue. Sin embargo, tras el visionado de “Stalin, el tirano rojo”, queda flotando una sensación de que se ha dejado de lado parte de la historia. Me llamó la atención, sobre todo, el texto leído por el narrador para explicar los sucesos tras la muerte de la esposa de Stalin el 8 de noviembre de 1932, quien presuntamente se suicidó: “Stalin había sido brutal. A partir de ahora será despiadado. Las primeras víctimas son los campesinos que se niegan a ceder sus tierras al Estado y unirse a los koljoses, cooperativas inmensas donde todo es colectivo y está bajo el control del Partido. Como respuesta, Stalin envía policías que surcan los campos y requisan las cosechas. Su misión es asfixiar a las familias que se oponen a su política”. Ahí se me encendió una bombilla que me hizo recordar las explicaciones de Rosa, la profesora de Historia que tuve en COU, y la lectura reciente del libro “Historia general del socialismo”, una serie de volúmenes escritos en los setenta y dirigidos por el francés Jacques Droz. SEGUIR LEYENDO

Los tiranos se abrazan como hermanos

Ayer fue un día para volver a la hemeroteca. Sin embargo, la tarea de repasar uno por uno los cientos de periódicos que almaceno no me atraía lo más mínimo. Así que tiré de “Grandes éxitos”, que es mucho más cómodo que estar chupando polvo de entre el papel prensa acumulado durante más de dos décadas. Hojeando el “Cinco años que cambiaron el mundo”, un especial editado en 1994 para conmemorar el primer lustro del diario El Mundo, encontré un artículo de Lucía Méndez más que interesante. La periodista se preguntaba quiénes serían las 25 figuras políticas que despuntarían en el año 2000 y no se equivocó con los diez representantes del Partido Popular. Todas las personalidades, menos una, han pasado por un ministerio. La excepción es Pedro Calvo, objetor de conciencia “siendo de derechas”, quien, según la periodista de El Mundo, “tiene muy claro lo que quiere ser de mayor”. Calvo dimitió de todos sus cargos en el Ayuntamiento de Madrid en noviembre por el caso Madrid Arena. De todos modos, la web municipal de Madrid sigue encuadrándolo hoy en las filas del grupo municipal del Partido Popular. El concejal ya arrastraba a sus espaldas varias irregularidades en la gestión como concejal de Seguridad. Y también lo pillaron una vez conduciendo sin carné. Francisco Álvarez Cascos es definido como “duro y cartesiano”, Federico Trillo “sobrevive bien a las intrigas políticas”, Isabel Tocino “siempre será una de las mujeres populares de la derecha” y Celia Villalobos está considerada como “una mujer de armas tomar”. SEGUIR LEYENDO