Lo que sea por mantener la escuela

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Leo en Heraldo de Aragón una noticia de Europa Press en la que se dice que la comarca Comunidad de Teruel ofrecerá 3.000 euros a cada pueblo para contratar a un trabajador durante tres meses. No es una idea nueva del Partido Popular y del presidente comarcal, Joaquín Juste. El anterior equipo de gobierno en coalición entre PSOE y PAR ya lo puso en funcionamiento durante el último año de la legislatura. Trabajé durante un mes para el ayuntamiento de Aguatón en marzo de 2011 gracias a ese plan. La noticia, además de relatar las bondades de los planes de empleo de la comarca, cuenta el problema al que se enfrentan algunos de los pueblos para mantener viva la escuela. Y no he podido contenerme: he escrito un comentario en la página de Heraldo. Como no he recibido respuesta tras pinchar el botón “Publicar” y estaba interesado en expresar mi opinión, me he visto obligado a escribir una entrada en el blog.

Quiero dejar constancia de que la iniciativa de los 3.000 euros para cada pueblo no sirve para fijar población, tal y como afirma el presidente de la comarca. “Vamos a crear 45 empleos para tres meses”, dice Joaquín. Mejor debería decir que se crearán 45 subempleos para cubrir algún servicio puntual de los pueblos durante los meses de verano. El término subempleo está muy bien elegido. Cuando me contrató el ayuntamiento de Aguatón en 2011 cobré sobre 1.000 euros mensuales netos por realizar un trabajo de auxiliar administrativo, según el convenio colectivo aplicable. De acuerdo a las cifras ofrecidas por el presidente comarcal, los mil euros por mes de la convocatoria de este año incluyen la cotización a la Seguridad Social y la retención de Hacienda. Es decir, los contratados ingresarán, limpios, sobre 700 euros mensuales, un sueldo indecente que no se justifica por la crisis económica. En 2008 o 2009 cobré más de 900 euros mensuales como peón de jardinería (uno de los posibles empleos sugeridos por Joaquín para los pueblos en la presentación del plan comarcal), según el convenio colectivo correspondiente.

Joaquín dice también que la comarca apoya a los autónomos que regentan una tienda, un bar, un restaurante o una peluquería en localidades de menos de 300 habitantes, pues subvenciona el 30% de la cuota a la Seguridad Social. Se trata de otro plan heredado de la época socialista, si no recuerdo mal. Cuando apareció el programa, yo era autónomo en un pueblo de 20 habitantes. No me dedicaba ni a tendero, ni a hostelero, ni a tabernero ni a peluquero. Quería probar suerte con las nuevas tecnologías. Así que no tenía derecho a subvención, según me comentó de forma informal el alcalde de Aguatón. Mi negocio no servía para fijar población, al parecer, siguiendo los criterios de la comarca. Yo ya no soy autónomo en un pueblo de 20 habitantes y, qué curioso, sigo interesado en moverme por el entorno.

Al final, lo que pretende la comarca, tanto el equipo anterior como el equipo actual, es fijar población para, por ejemplo, mantener las escuelas rurales. Yo diría que es el máximo objetivo. “Estamos trabajando para intentar que superen el ratio de seis alumnos y conseguir que sigan abiertas” porque la escuela “es el alma del pueblo”, en palabras de Joaquín, y la única manera de lograrlo es atrayendo “familias con hijos”. Al parecer, nadie se ha preocupado en evaluar por qué las familias con hijos implantadas en los pueblos acaban abandonando más pronto que tarde. Nadie se cuestiona la manera de integrar a los nuevos pobladores. Nadie se cuestiona que los beneficiarios de la subvención de 3.000 euros, de la subvención del 30% en la cuota de autónomo y de otras facilidades proporcionadas por los ayuntamientos son, muchas veces, esas familias insertadas para mantener las escuelas. Y nadie se cuestiona que a pesar de todo, se van. A lo mejor, en vez de tirar el dinero sosteniendo a una población que se largará a la mínima porque no hay nada que la amarre en el territorio, se debería comenzar a pensar en qué hacer para atraer a gente cuyo apego vaya más allá del interés circunstancial.

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Un pensamiento sobre “Lo que sea por mantener la escuela”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *