Las llamas ahogadas de Benicalap

Parece ser que el mes de agosto no ha apaciguado al grupo de vecinos que se ha rebelado en el barrio de Benicalap, en Valencia, contra el nuevo edificio con fines sociales que se está construyendo: una sede de la Asociación Valenciana de Caridad, más conocida como Casa Caridad, donde atender a personas desfavorecidas. El solar de la edificación es uno de los reservados para equipamientos según el Programa de Actuación Integrada (PAI) “Benicalap Sur”, un plan urbanístico de finales de los noventa casi finalizado en cuanto a viales o viviendas, pero con un retraso considerable en la ejecución del suelo dotacional. Los vecinos descontentos se manifiestan a diario frente la obra y convocan al vecindario cada jueves. Hoy mismo, en la plaza de Virgen, frente al Palau de la Generalitat. En un principio denunciaban que la intención de la ONG es derivar al barrio drogadictos necesitados de metadona y exconvictos en rehabilitación, y que la Asociación de Vecinos Benicalap-Entrecaminos, confabulada con el Ayuntamiento de Valencia, había ocultado información a la ciudadanía. Ahora han variado el argumentario alegando que no se puede construir un macroproyecto de este tipo en una única localización y que hay que repartirlo por los 19 distritos de la ciudad. SEGUIR LEYENDO