El rodillo de las mayorías

“Yo soy absolutamente partidaria de la libertad de expresión, pero tengo el mismo compromiso con la libertad de expresión, y con defender la libertad de expresión, digo interna, que con la disciplina. Internamente digamos lo que queramos, y discutamos lo que queramos. Cuando salgamos de una reunión interna, tenemos que respetar lo que ha dicho la mayoría, te guste más o te guste menos. Y si no te vas a otro sitio”

Estas palabras, transcritas literalmente, las ha pronunciado esta mañana Micaela Navarro, presidenta del Partido Socialista, en “Los desayunos de TVE”. La entrevista daría para escribir varios artículos, pero he elegido este fragmento porque enlaza con lo que escribí el viernes. Al parecer, las decisiones de la Ejecutiva Federal del PSOE elegida por mayoría el año pasado deben ser respetadas sin rechistar. Y si no te vas a otro sitio. Es decir, si no te gusta el pacto de Estado contra el terrorismo acordado con el PP te vas a otro sitio. Por ejemplo. Según una noticia publicada en El País, los barones del PSOE en Asturias, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha o Comunidad Valenciana accedieron a la firma; no ha trascendido si hubo discrepancias en la Ejecutiva. Se puede decir que la Ejecutiva Federal del PSOE formada tras la elección de Pedro Sánchez  como Secretario General es poco heterogénea. Si no recuerdo mal, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, adversarios de Pedro Sánchez, afirmaron que no había integración. Vamos, que en el día a día del partido va a ser difícil encontrar divergencias. Así que las voces críticas que deberían aceptar lo que ha decidido la mayoría deben estar en la periferia. Y claro, de la periferia al exterior no hay tanto trecho. Solo que en el extranjero hace mucho frío y tienen puntos de vista similares a los de Micaela Navarro. SEGUIR LEYENDO

Defender lo indefendible

A comienzos de esta semana el Partido Popular y el Partido Socialista llegaron a un nuevo acuerdo para luchar contra el terrorismo. El pacto de Estado firmado por ambas formaciones en relación con estos delitos violentos tiene varios antecedentes en las últimas décadas. El texto suscrito el lunes entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez puede que sea, de todos, el que más daño haga a los socialistas, pues admiten que en el caso de crímenes terroristas se pueda aplicar la máxima pena del Código Civil. En apariencia, no habría nada que objetar a la disposición. Sin embargo, el consentimiento del PSOE se topará dentro de muy poco tiempo con la modificación que está tramitando el Legislativo a iniciativa de los populares (y con la oposición del resto de los grupos políticos, incluido el socialista) para que la máxima pena del Código Civil sea la “prisión permanente revisable”, es decir, la cadena perpetua. Pedro Sánchez se va a encontrar por vez primera con una contradicción real en su ideario, más allá de nimiedades para Twitter. SEGUIR LEYENDO