Micromachismos a cuento de Mariló Montero

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Esta mañana me he despertado con una noticia sobre la eliminación de trabajadores de plantilla de Televisión Española en el programa de Mariló Montero para sustituirlos por empleados de la productora Zeppelin. La denuncia del sindicato UGT ha sido portada en el agregador Menéame. Cualquier novedad sobre Mariló me atrae más que la miel a las moscas, así que he pinchado y le leído todo lo que había que leer.

Mariló es carne de polémica. Pero todo tiene un límite. Los comentarios de los usuarios de Menéame exceden ya la raya de lo jocoso para convertirse en una clara muestra de machismo. A raíz del tercer comentario, “Mariló Montero haciendo amigos. ¿Tanta audiencia tiene este programa como para tragar con tanta exigencia?”, se ha levantado la veda:

Creo que tragar es la palabra exacta

Es que la chupa como si fuese una cocktelera

Si alguna vez usaste una cocktelera, pues así se mueve la cabeza de Mariló Montero cuando la chupa a algún jefe

Sus dotes para las felaciones no tienen límite, puede comérsela a 7 directivos y tres políticos a la vez…

Ji! Ji! Pues mira, no va a ser tan tontilán la txica esta! Eso o que se lo hace de puta madre

Yo es que no concibo cómo la debe de chupar para conseguirlo, debe ser una diosa con la boca

Mucho les queda que tragar, algo sabrá esta que no quieren que escupa y esta no tiene pelos en la lengua… oh wait

Y lo de las tetas?

Me molesta un poco hacer este chiste pero como está a la altura del ‘motivo’ por el que despide a la plantilla fija, lo hago: La audiencia baja no se debe a la calidad de los trabajadores, se debe a que sale vestida todo el rato

Es lo que tiene dejar desatada a una zorra analfabeta funcional

Siento decirlo así, esta señora tiene que ser tremenda en la cama, y tiene que tener a alguien muy bien follado

Menuda H.P.

Algunos usuarios de Menéame consideran, al parecer, que el único mérito de Mariló es ser mujer y no tener prejuicios para mantener relaciones sexuales a cambio de un puesto de trabajo. Machismo en estado puro. El argumento “está donde está por chuparla bien”, que podría decirse que está legitimado por la sociedad, oculta en realidad la dominación y la sumisión en las relaciones de género. La deriva en los comentarios lo demuestra: de las increíbles dotes para la felación se pasa a calificar a la periodista de “zorra analfabeta funcional” o “hija de puta”. Este episodio me recuerda al del año pasado, cuando Mariló se comió un plátano en directo por una buena causa.  Aquello levantó un revuelo con argumentos parecidos a los de hoy. El mejor resumen sobre el capítulo del plátano lo he encontrado en la web Cuánto cabrón:

machismoA media mañana, la noticia ha desaparecido de la portada de Menéame. Pero no por los comentarios vertidos en la entrada, sino por varias decenas de votos negativos: la mayor parte por considerar el enlace sensacionalista; unos pocos señalan el texto como erróneo y otros pocos como irrelevante.

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *