Abejuela no es el pueblo más meridional de Aragón

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Hace muchos años, antes de que abrieran al tráfico la autovía Mudéjar A-23, visité Abejuela por primera vez. Bajaba a València desde Aguatón. Es casi seguro que había retención por las obras de la autovía. El tráfico estaba parado. Y con la vista del impresionante nuevo viaducto sobre el río Albentosa, paralizado por no sé qué problemas constructivos, decidí cambiar de rumbo e ir a València por otra ruta. Iría de Manzanera a Abejuela y de allí hacia la ciudad del Turia entrando por la pista de Ademuz. ¿Qué podía salir mal? Imaginaba una serie de carreteras locales que me obligarían a conducir despacio, pero mejor eso que estar parado en la carretera nacional. Los temores se confirmaron. Quizás hubiera llegado a València bastante más rápido si hubiera aguantado la cola de vehículos. El paisaje, no obstante, mereció la pena. Me dejó un muy buen sabor de boca aquella excursión improvisada.

Hará un mes o dos, salía de València por la pista de Ademuz con destino Aguatón. Poco antes de llegar al desvío hacia el by-pass se me cruzaron los cables y pensé en viajar por otra ruta. Decidí seguir por la CV-35. A la altura de Llíria se me ocurrió que me desviaría por Villar del Arzobispo y repetiría aquella hermosa excursión, recorrida tantos años atrás, pero en sentido inverso. La carretera, hasta bien pasado Higueruelas, estaba en un estado aceptable. En el momento que la ruta entró en la provincia de Teruel, me sorprendió el buen estado en el que estaba la carretera hasta Abejuela: la vía era estrecha, pero la capa de asfalto era de mezcla bituminosa en caliente, algo excepcional para ser una carretera mantenida por la Diputación Provincial de Teruel, muy dada a asfaltar mediante tratamiento superficial con gravillas, una operación de baja calidad mucho más económica que la realizada en esta carretera de Abejuela.

Observa a Polaris desde Abejuela
Observa a Polaris desde Abejuela

Crucé Abejuela y tomé la dirección de Manzanera. Al poco, vi una bifurcación hacia Torrijas, con un aviso que anunciaba que el firme estaba en mal estado. Yo ni me preocupé, porque mi camino era hacia Manzanera. La carretera subió hasta una loma preciosa, donde han instalado un cartel sobre los limpios cielos nocturnos de la comarca Gúdar-Javalambre y una flecha indicando el norte, la Estrella Polar. Un lugar para volver. Bien abrigado, eso sí. Tras la parada, inicié la bajada a Manzanera. Y el grato recuerdo de aquella carretera local se transformó en una pesadilla para las ruedas y la suspensión de mi flamante y nuevo Volkswagen Polo blanco. ¿Cómo es posible que una carretera se degrade así en poco más de una década? Aquello era poco más que una pista forestal abandonada, con las ramas de los árboles comiéndose el espacio de lo que algún día fue la conexión de Abejuela con el resto de Aragón y los barrancos cubriendo de tierra el asfalto baratero. No quiero ni imaginar cómo estará la pista que va de Abejuela a Torrijas. Conforme me acercaba a Paraíso Bajo, la carretera volvía a poder llamarse carretera. Nunca hubiera imaginado que el camino al paraíso fuera así de duro.

Un Volkswagen Polo blanco en busca del paraíso
Un Volkswagen Polo blanco en busca del paraíso

Una vez leí que los vecinos de Abejuela estaban pensando cambiar de provincia. De toda la vida, el prefijo telefónico del pueblo fue el 96 de València. La asistencia sanitaria la reciben de la Comunitat Valenciana. No sé yo si algún otro servicio del Estado del Bienestar procede de la comunidad vecina. Puede que sí. ¿Qué les une a Aragón? Pues que periódicamente reciben alguna subvención de Teruel o Zaragoza y la comarca Gúdar-Javalambre les instala carteles de contenido turístico. No quiero ni pensar si alguien decide abrir una casa rural y tiene que tramitar todos los papeles en la sede comarcal de Mora de Rubielos. Visto lo visto, no me extraña que piensen que ya nada les une a Aragón. Además, la Diputación Provincial de Teruel les facilita la salida hacia València con una carretera asfaltada con mezcla bituminosa en caliente.

Una carretera de premio
Una carretera de premio
COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *